Crema de Yogur con Frutas y Corazon con Fresas

Hoy toca “Crema de yogur con frutas y corazón de fresas”. Esta fue la primera preparación que compartí públicamente y que, por cierto, tuvo buena aceptación.

Ingredientes Crema de yogur con frutas y corazón de fresas

1 plátano (éste es de Canarias)

1 mandarina

1 kiwi

500 gr de yogur griego natura azucarado

100 ml de leche entera

3 cucharadas de coco rallado

Y 5 cucharadas de mermelada de fresas

Elaboración

Es momento de ponerse el delantal y comenzar a preparar nuestro postre ya mismo.

Primero, infusionamos la leche con dos cucharadas de coco rallado. Hay que hacerlo a fuego bajo medio para que el coco desprenda todo su sabor y la leche lo absorba. Removemos cada cierto tiempo. Cuando empiece a hervir la leche, la retiramos del fuego y la colamos. Nos ayudaremos con una cuchara de metal o de madera y apretaremos bien el coco con ella para aprovechar todo.

Luego, la podemos enfriar en un baño María (si se quiere hacer rápido) o a temperatura ambiente. Yo decidí hacer esto último mientras continuaba haciendo otras cosas de la receta.

Pelamos las frutas y las cortamos en trozos pequeños. Cuando las hayamos cortado todas nos quedará algo así: muy buen color, muy buen color. Es más, dan ganas de comérsela así mismo pero no podemos porque si no nos quedaríamos con el postre a medias.

En un bol añadimos todo el yogur, cuatro cucharadas de mermelada de fresas, la leche aromatizada que teníamos reservada y removemos con unas varillas manuales.

Luego, añadimos las frutas y reservamos un poco para decorar.

Volvemos a mezclar todo con suavidad hasta obtener una mezcla uniforme y homogénea. Lo haremos con una cuchara de madera para no romper los trozos de fruta.

Es la hora de presentar nuestro postre. Para ello, llenamos ¾ partes del vaso, añadimos un poco de la mermelada de fresas que nos había quedado y colocamos un poco de fruta por encima.

Por último, decoramos con coco rallado por encima y listo. Ya tenemos nuestra “Crema de yogur con frutas y corazón de fresas”. La puedes preparar con tiempo aunque te aconsejo decorarla justo antes de servir para evitar que la fruta se vaya al fondo del vaso.

Brownie de Chocolate con Nueces

Ingredientes Brownie de chocolate con nueces

120 gr de harina

2 huevos (M o L)

125 gr de mantequilla

120 gr de azúcar

175 gr de chocolate fondant

150 gr de nueces peladas

Elaboración

Nos podemos el delantal y comenzamos a preparar nuestro “Brownie de chocolate con nueces” ya mismo.

Primero, precalentamos el horno a 180º C. Hacemos esto para optimizar el tiempo. Es decir, para que bien tengamos la mezcla preparada y vertida en el molde la podamos cocinar inmediatamente.

Derretimos la mantequilla junto con el chocolate en un cuento apto para el baño María. La mantequilla la puedes trocear si quieres. Revolvemos de vez en cuando hasta que estos ingredientes se fundan. Retiramos y dejamos templar.

Por otro lado, preparamos la masa. En batidora eléctrica o manual, batimos los huevos con el azúcar durante 2 minutos o hasta que duplique su volumen. Añadimos el chocolate que teníamos reservado del baño María. Mezclamos con una lengua y lo hacemos con movimientos envolventes. ¿Para qué hacemos esto? Para evitar que el batido de los huevos y el azúcar se nos baje. Hay que llegar hasta el fondo para aprovechar el chocolate que hay depositado allí. Poco a poco, el color de masa de tornará marrón.

Trituramos un poco las nueces y las agregamos al batido. Mezclamos, tamizamos la harina, la añadimos y volvemos a remover.

Cuando todos los ingredientes estén incorporados vertemos la mezcla en un recipiente cuadrado o rectangular, previamente enmantecado y enharinado. El que utilizo es de 21 cm de largo. Alisar la superficie con una lengua de silicona.

Lo cocinamos a horno medio a 180º C durante 40 minutos aunque esto dependerá de cada horno. Ir controlándolo.

Cuando esté, lo retiramos, lo dejamos enfriar, servimos y listo. “Brownie de chocolate con nueces” para tod@s.

Recuerda servirlo tibio y, si quieres, lo puedes acompañar de una bola de helado de vainilla y sirope de chocolate. También, puedes sustituir las nueces por otro fruto seco como las almendras.

La clave de este postre está en el contraste de temperatura del Brownie y el helado.

Masa Basica de Pan

Hoy traigo una receta recién salidita del horno (nunca mejor dicho): “Masa básica de Pan”. Es muy, muy fácil de hacer y barata. Esta vez no es un postre pero si respetas los tiempos de fermentación que tiene esta receta, los dejarás a todos boquiabiertos.

Coge lápiz y papel y toma nota. Ya no vas a tener excusas para hacer tu propio pan casero.

Ingredientes Masa básica de Pan

1 kg de floja

500 gr de agua

25 gr de levadura fresca

15 a 20 gr de sal (según gusto. Yo suelo ponerle 15)

Paciencia (como en todas las masas que llevan levadura)

Elaboración

Primero, añadimos la levadura al agua y la disolvemos bien.

En el bol de la amasadora agregamos la harina y el líquido del paso anterior. Amasamos todo a velocidad media hasta que se incorporen bien los ingredientes. Luego, añadimos la sal. Continuamos amasando. Si no tienes este electrodoméstico, también se puede hacer a mano pero esto te llevará más tiempo y es posible que ensucies más. Esto ya es a elección de cada uno. Yo amasé a máquina durante 5 a 7 minutos.

Durante el amasado es posible que tengamos que agregar más agua y harina. Si te ocurre esto, hazlo poco a poco hasta que la masa no se te pegue en los dedos.

Espolvoreamos un poco de harina sobre la mesa de trabajo y amasamos a mano hasta que nos quede una bola lisa y homogénea. ¿Cómo amasamos a mano? Cogemos la masa con una mano y con la otra estiramos con la parte de la palma de la mano más próxima a la muñeca, recogemos y volvemos a estirar. Hacer esto durante 5 minutos.

La fermentación

Ahora llega el momento de la fermentación. Es una de las partes más importantes de este proceso. La haremos en dos fases. Para la primera, enharinamos un bol, agregamos la masa, la tapamos con un paño húmedo y la dejamos reposar una hora o hasta que duplique su volumen.

Ahora, haremos la segunda fase. Para ello, volvemos a enharinar un poco la superficie de trabajo y sobre ella pondremos la masa. Lo único que debemos hacer aquí es cortarla en trozos más pequeños de 90 a 100gr. Yo, inclusive, preparé porciones de 200gr para hacer unas baguettes medianas.

¿Cómo hacer pan redondo?

Para hacer el pan redondo boleé cada porción de masa y luego las puse sobre la bandeja del horno con papel de hornear. Cada bola debe estar a 5cm de distancia de la otra para que, durante el proceso de fermentación, no se peguen. Antes de fermentarlas, le haremos un corte en la superficie con un cuchillo bien afilado y espolvorearemos un poco de harina para darle un toque rústico, casero. Las dejamos reposar hasta que dupliquen su volumen. Esto puede demorar otra hora.

¿Cómo hacer pan baguette?

Fácil. Cogemos trozos de 200 gr. Enharinamos ligeramente, la mesa de trabajo. Estiramos la masa con las manos y le damos forma de rectángulo. Luego, nos ayudamos de un rodillo y la estiramos a lo largo y a lo ancho. Nos interesa que quede más larga que ancha pero de manera proporcional ¡No la estires 1 metro de largo por 1 cm de ancho! Proporcionalmente… Cuando tengamos el rectángulo de masa, lo enrollamos a lo ancho, desde un extremo hacia el otro sin presionar demasiado y dejamos el pliegue final boca abajo. ¿Para qué? Simple. Para que cuando fermente no se abra por allí la masa. Además, quedará estéticamente mejor.

A partir de aquí es el mismo procedimiento que para el pan redondo pequeño. Le hacemos unos cortes en la superficie con la ayuda de un cuchillo y la dejamos fermentar por segunda vez.

Quince minutos antes de que termine la segunda fermentación (ya sea de un tipo de pan o de otro), precalentamos el horno con ventilador y calor arriba y abajo a 250º C. En este mismo momento añadiremos en la parte baja del horno un recipiente con agua y que soporte altas temperaturas. Esto servirá para que, mientras horneamos el pan, haya humedad y se cree una corteza crujiente en él. Nuestro pan no tendrá exactamente la misma corteza que el que compramos en la panadería ya que no tenemos esos fantásticos hornos pero quedará bueno. Eso sí, aunque no tengamos en casa hornos profesionales, el sabor será muuucho mejor y, además, durará más tiempo. ¡Basta de panes que en 10 minutos se endurecen y son sólo aire y pobres en miga!

Recapitulamos. Cocinamos el pan a 250º C (horno medio con ventilador y calor arriba y abajo) durante 10 a 12 minutos.

¿Cómo sabemos que el pan está cocinado?

El mejor indicador suele ser el color. Cuando esté “doradito” es que está hecho. Otra forma de saberlo es cogerlo y golpear la base. Si suena a “hueco” está en su punto.

Así de simple y sin darnos cuenta ya tenemos nuestra Masa básica de Pan. Con esta receta les alcanzará para 16 panes pequeños de 100 gr cada uno. Se conservan perfectamente durante dos días. Para el tercer día os recomiendo reutilizar lo que les haya sobrado haciendo unas tostadas para el desayuno o merienda ¡Imagínate el dinero que ahorras si haces el pan en tu casa! Además, recién horneado y frío, puedes congelarlo y tenerlo siempre a mano para cuando te haga falta.

Crepes con Chocolate y Kiwi

Ingredientes Crepes con chocolate y kiwi

150 ml de leche entera

150 gr de harina

2 huevos

40 gr de azúcar

5 gr de sal

50 gr de chocolate negro fondant

1 kiwi

Aceite de girasol o de oliva virgen

Elaboración

Es momento de ponerse el delantal y comenzar a preparar nuestro postre ya mismo.

Primero, añadimos en un cuenco la leche, la harina previamente tamizada para evitar grumos, los huevos, el azúcar y la sal. Batimos con una batidora eléctrica a máxima potencia basta obtener una masa no muy espesa y sin grumos. La tapamos y la dejamos reposar en la nevera unos 20 ó 30 minutos.

Mientras tanto, pelamos el wiki y lo cortamos basta obtener medias rodajas. Así aprovecharemos al máximo nuestra pieza de fruta.

Por otro lado, derretimos el chocolate al baño maría, le añadimos 2 cucharaditas de aceite y removemos. ¿Qué hará el aceite? El aceite hará que el chocolate sea más fácil para luego poder trabajar con él ya que no se solidificará enseguida y le aportará brillo. Lo retiramos del fuego y reservamos.

Ahora, lo único que queda es cocinar las crepes. Para ello, usamos una sartén pequeña, añadimos 1 cucharadita de aceite y lo extendemos con una servilleta de papel. Se debe repetir esta operación por cada crepe que hagamos. No nos interesa que se nos pegue o queme la masa. ¿Cuánto añadimos de la mezcla? Medio casillo y lo extendemos bien por la superficie de la sartén. Lo cocinamos a fuego no muy alto durante 1 minuto y medio de cada lado. Cuando esté, lo reservamos en otro plato y seguimos cocinando hasta agotar la masa. A mí me alcanzó para 10 crepes pero el resto de ingredientes solo me rindió para 4 Justo para cada uno de mi familia  Los otros 7 crepes restantes los aproveché para hacer una receta salada.

Untamos la mitad del crepe con el chocolate fundido. Añadimos medias rodajas de kiwi cerca del borde del crepe y unimos una mitad sobre la otra. Luego, agregamos otra capa de chocolate y volvemos a doblar en forma de pañuelo, rallamos un poquito de chocolate si queremos para decorar ¡y listo!

Ya tenemos nuestros crepes con chocolate y kiwi. Es recomendable comer este postre en el momento. Como prometí, esta receta es buena, bonita y barata. Además, la masa de los crepes es muy versátil tanto como para hacer elaboraciones dulces o saladas.

Galletas con Chispas de Chocolate

Ingredientes Galletas con Chispas de Chocolate

250gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

125gr de azúcar

250gr de azúcar moreno

2 huevos

450gr de harina floja o común

½ cucharadita de levadura en polvo

1 pizca de sal

Esencia de vainilla

250gr de chispas de chocolate o gotas de chocolate

Elaboración

¡Es momento de ponerse el delantal y comenzar a preparar nuestras galletas con chispas de chocolate ya mismo!

Primero, precalentamos el horno a 180 º C.

Luego, en el recipiente de la batidora, añadimos la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente. ¿Por qué? Porque cualquier ingrediente que le agreguemos se incorporará mejor y obtendremos una mezcla homogénea.

Añadimos los dos tipos de azúcar y lo batimos a velocidad media hasta obtener una masa de consistencia tipo crema. Este procedimiento se llama cremar.

Seguimos batiendo e agregamos los huevos de uno en uno hasta que se integren bien e incorporamos dos cucharaditas de esencia de vainilla.

Tamizamos la harina con la levadura y la sal. La agregamos a la mezcla anterior y batimos a velocidad baja. La masa se quedará espesa. Llegados a este punto, añadimos las gotas o chips de chocolate pero, cuidado, no todas, ya que necesitaremos unas cuantas para decorar las galletas más tarde. Por lo tanto, reservamos un par de ellas.

Ahora debemos integrar las gotas o chips de chocolate a la masa. Para ello, nos ayudaremos de una cuchara de madera. Removemos hasta que todo quede bien incorporado.

Con la ayuda de una cuchara sopera, cogemos un poco de la masa, con las manos le daremos forma redonda y la aplastaremos hasta obtener una especia de disco. ¿Cuánto cogemos de masa? Yo las hice de 40gr cada una y obtuve 32 unidades. Como pueden ver, la masa rinde bastante. Pueden hacerla de 30gr y se quedará como la que venden de forma industrial. ¿Por qué hay que darle forma con las manos? Para darle ese aspecto irregular, rústico, propio de estas galletas.

Colocamos las galletas sobre una bandeja con papel de hornear. Dejamos 2 cm de distancia entre una y otra ya que crecerán un poco durante su cocción. Decoramos cada galleta con 5 ó 6 gotas de chocolate y las cocinamos a 180ºC a horno medio con calor arriba y abajo durante 15 minutos o hasta que los bordes estén un poco dorados pero, cuidado, no hay que cocinarlas mucho más porque se pueden quedar duras y eso no interesa.

Las dejamos enfriar ¡y listo! Ya tenemos nuestras galletas con chispas de chocolate o chips de chocolate. El resultado final debe ser una galleta ligeramente crujiente por fuera y tierna por dentro.

Guárdalas en un recipiente hermético y se conservarán hasta 6 días sin problema ¡pero están tan ricas que no creo que te duren tanto tiempo!

Bolleria Casera

Ey, ¿qué tal? Axel por aquí de nuevo. Después de atiborrearme de “Galletas con chispas de chocolate” regreso con las pilas recargadas al blog. Hace bastante que no escribo aquí y qué mejor manera que hacerlo con una receta de “Bollería casera” ¿A quién no le gusta? Antes de meterme de lleno con eso quiero que sepas en qué estuve empleando este tiempo. Creo que te va a interesar. Estuve centrándome en probar algunas recetas low cost y ricas que le puedan interesar, perfeccionando la idea de ofrecer mi propio curso en vídeo, estrechando vínculos con otros autores/as de blogs influyentes en esta temática, retocando el blog… En fin, con los brazos cruzados no estuve. La idea es seguir enriqueciendo el blog el blog con contenido propio y con el de autores/as invitad@s. Pero bueno, de esto iré hablando poco a poco en el blog. Estate atent@.

Ahora sí, sin enrollarme más, vamos a lo que te interesa. La receta de “Bollería casera”. Cada maestrillo tiene su librillo y yo te voy a contar paso a paso mi forma. Como en las masas que se trabajan con fermentación, lo malo es tener que esperar a que esto ocurra ya que lleva tiempo pero, en ese lapsus, puedes aprovechar y hacer otras cosas y luego continuar con la receta. Vamos con los ingredientes.

Ingredientes Bollería Casera

250 ml de leche entera

100 ml de aceite de girasol

50 gr de azúcar

50 gr de levadura fresca

3 huevos

3 gr de sal

650 gr de harina

Azúcar mojada:

40 gr azúcar

1 cucharada de agua

Elaboración:

¡Es momento de ponerse el delantal y comenzar a preparar nuestra bollería casera ya mismo!

En un cuenco de cristal, añadimos la leche, el aceite de girasol y el azúcar. Revolvemos un poco y calentamos un minuto al microondas. La idea es que la mezcla quede tibia para acelerar el proceso de fermentación.

Retiramos del microondas, añadimos dos huevos y la levadura desmenuzada. Removemos hasta que ésta se deshaga bien.

En el bol de la batidora y con las varillas de amasar, incorporamos la harina y la sal. Ésta es importante que no esté en contacto directo con la levadura para que ésta pueda actuar bien. Por eso, la colocaremos a un lado de la harina. Hacemos un hueco en la harina y agregamos la mezcla líquida del paso anterior y amasamos a baja potencia hasta que la masa esté lisa y homogénea. Si quedara húmeda, añadiremos un poco de harina.

La fermentación

Vamos a empezar con la fermentación. La haremos dos veces. Para la primera, enharinamos ligeramente la superficie de un bol, añadimos un poco de aceite de girasol por encima (esto es opcional aunque yo siempre lo hago para que no se resquebraje la masa), tapamos con un paño y lo dejamos actuar hasta que triplique su volumen. El tiempo dependerá del calor que haga en tu cocina o de la época del año. Por ejemplo, en mi caso, esperé 40 minutos a 21 grados en verano.

Quitamos un poco el aire a la masa y la dividimos en porciones pequeñas y lo más iguales posibles. Boleamos cada trozo. A manera que las terminamos las colocamos en una bandeja con papel de hornear o papel aluminio y las pintamos con huevo batido (esto le dará un color dorado a la elaboración tras su cocción).

Una vez puesto el huevo, preparamos nuestra azúcar mojada. Es una mezcla muy empleada en productos de bollería. Para ello, mezclamos en un recipiente los 40 gr de azúcar con 1 cucharada de agua. La consistencia es a gusto de cada uno. Yo prefiero que quede semilíquida porque se puede distribuir mejor. Otra forma de darle un toque peculiar a esta bollería casera es espolvorear solo azúcar por encima. Esto hará que, tras su horneado, la superficie quede ligeramente crujiente y dulce.

Llegados a este punto, la dejamos fermentar por segunda vez hasta que duplique su volumen. Este paso me gusta hacerlo dentro del horno apagado ya que al tener huevo y otros ingredientes por encima, si le coloco un paño como hice en la primera fermentación, éste se pegará a la masa y estropeará la elaboración al intentar retirarlo. A mí me demoró 20 minutos en duplicar su volumen.

Retiramos la bandeja del horno y lo encendemos a 180º C con calor arriba y abajo. Cuando alcance esta temperatura, cocinamos nuestra bollería durante 20 minutos o hasta que la superficie esté dorada. Retiramos, dejamos enfriar ¡y listo! Bollería casera para todo el mundo.

Esta receta es una excelente alternativa a la bollería industrial, mucho más sana, económica y cunde un montón. Además, puedes hacer otras formas para una presentación distinta como trenzas. También, puedes rellenarlas con lo que más te guste como, por ejemplo, crema pastelera, mermeladas, crema de avellanas, etc.

Bizcocho de Platano

los postres de axel

Hola ¿Qué tal? Estamos despidiendo agosto. Atrás quedan esos días en lo que disfrutábamos de la playa, de una cañita bien tirada y fría tras una ola de calor, de otra cervecita al atardecer, otra antes de dormir, otra… ¡Ehhh! En serio, lo bueno está llegando a su fin. Sin embargo, hay que verle el lado positivo a las cosas. Por ejemplo, empezamos septiembre con las pilas bien cargadas. En mi caso es así.

Quiero despedir el octavo mes del año con una receta dulce fácil de hacer y en la que aprovecharemos los plátanos muy maduros. Tras leer este post no tirarás más las bananas a la basura: “Bizcocho de plátano“.

Ingredientes Bizcocho de Plátano

375 gr de harina floja o común

30 gr de levadura en polvo

250 gr de azúcar

250 gr de aceite de girasol

6 huevos medianos

3 plátanos medianos muy maduros (puedes usar cuatro y el sabor será más persistente)

Elaboración

Primero, precalentamos el horno a 180 º C.

Luego, en una batidora eléctrica, batimos a máxima potencia los huevos con el azúcar hasta que duplique su volumen.

Mientras tanto, cortamos los plátanos y los trituramos junto con el aceite de girasol.

Cuando la mezcla de los huevos esté lista, le añadimos la de los plátanos y la harina con la levadura previamente tamizada.

Batimos a velocidad media hasta obtener un masa homogénea.

Enmantecamos y enharinamos ligeramente un molde redondo de 22 cm de diámetro. Vertemos en él la mezcla del bizcocho y lo cocinamos a horno medio a 180 º C con calor arriba y abajo durante 45 minutos o hasta que, tras pincharlo con un cuchillo, la hoja salga seca.

Lo retiramos del horno, lo dejamos enfriar y listo ¡Ya tenemos nuestro Bizcocho de plátano! Éste es ideal para aprovechar los plátanos muy maduros y que nadie quiere comer.

Para decorarlo puedes espolvorear un poco de azúcar glas por encima o Ganaché de chocolate negro.

Ganache de Chocolate

En esta receta explico dos métodos o procedimientos. El primero me lo dijo un compañero de profesión y como es un poco distinta a la forma en la que la hago, me animé a prepararla y a ver qué tal. El resultado fue muy bueno, sin embargo, al final de post conocerás mi método. Desde ya te adelanto que es un poco más simple. No es la gran cosa pero tiene sus pequeñas ventajas.

Ingredientes Ganaché de Chocolate

100 ml de nata para montar (35% de materia grasa)

100 gr de chocolate negro con 70 % de cacao

15 gr de mantequilla

Es momento de ponerse el delantal y comenzar a preparar nuestra Ganaché de chocolate ya mismo.

Elaboración

Antes que nada, quiero decir que el modo de preparar esta Ganaché me lo dijo un amigo de profesión y como es distinta a la forma en la que la hago yo se me ocurrió probarla a ver qué tal. Empezamos.

En un bol, troceamos el chocolate y lo reservamos.

En un cazo pequeño calentamos la nata. Cuando empiece a hervir la retiramos del fuego y la vertemos sobre el chocolate. Revolvemos hasta que se disuelva. Agregamos la mantequilla y mezclamos hasta que se integre con el chocolate y obtengamos una mezcla homogénea.

La mantequilla le dará un brillo muy especial al chocolate una vez extendido sobre el bizcocho o tarta.

Colocamos el bizcocho sobre una rejilla y vertemos nuestra Ganaché de chocolate negro por encima intentando que cubra toda la superficie o casi toda. En lo personal, me gusta más esta última opción.

Dejamos enfriar, presentamos y listo ¡ya tenemos nuestra Ganaché de chocolate negro! Con este método el resultado es el deseado pero se puede mejorar. ¿Cómo lo hago yo? Añado todos los ingredientes de una vez en un cazo y continúo con la elaboración de la receta tal cual la he contado. ¿Qué ventajas tiene mi método? Los ingredientes se derriten más rápido (con lo cual, ahorro tiempo) y ensucio un sólo recipiente (el cazo).

Tarta de Hojaldre con Manzana y Canela

Hoy quiero compartir con ustedes una receta que me gusta mucho porque es muy fácil de hacer, sana y sabrosa: Tarta de hojaldre con manzana y canela. Toma nota y apunta los ingredientes.

Ingredientes Tarta de hojaldre con manzana y canela

  • 2 láminas de hojaldre refrigerada
  • 2 manzanas verdes (el tipo que más te guste)
  • 50 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de canela en polvo (3 gr)
  • 25 gr de mantequilla

Es momento de ponerse el delantal y comenzar a preparar nuestra Tarta de hojaldre con manzana y canela ya mismo.

Como hacer la Tarta de Hojaldre con Manzana y Canela

Primero, precalentamos el horno a 180 º C.

Fundimos la mantequilla en el microondas durante 30 segundos. El tiempo dependerá de cada aparato, por eso te aconsejo que supervises este paso en todo momento ya que si te pasas quemarás la grasa, ensuciarás el microondas y tendrás que repetir el proceso. Cuando esté derretida la reservamos.

Mezclamos el azúcar con la canela y la reservamos.

Lavamos, pelamos, cortamos las manzanas en brunoise o cuadraditos pequeños y reservamos.

Extendemos una lámina de hojaldre en la bandeja del horno sin retirarle el papel sulfurizado que trae. De esta forma, lo aprovecharemos para que la masa no se pegue durante su cocción.

Añadimos a la masa la mitad de la mezcla del azúcar y canela. Presionamos un poco para que se adhiera al hojaldre.

Terminado con el paso anterior, incorporamos la manzana y por encima de esta esparcimos el resto del azúcar y canela.

Extendemos la otra lámina de hojaldre por encima. Cerramos la masa por los cuatro lados. Para ello, doblamos hacia arriba y presionamos. Es importante que se cierre bien para que el relleno no se salga durante su cocinado y por estética.

Con la ayuda de una brocha de silicona pintamos el hojaldre con la mantequilla fundida que teníamos reservada.

Cocción

Es momento de cocinar nuestra Tarta de hojaldre con manzana y canela . Para ello, la haremos a horno medio a 180 º C con calor arriba y abajo durante 20 minutos o hasta que la masa adquiera un dorado homogéneo en toda la superficie. Dejamos enfriar, presentamos ¡y listo! Nuestra tarta de hojaldre ya está lista para hincarle el diente.